Trabajo Social Feminista: reflexión desde una apuesta profesional en defensa de la vida

Autorxs:

María Camila Agudelo Ríos: es Trabajadora Social Colombiana y Activista Feminista. Como profesional se ha dedicado a acompañar diferentes procesos comunitarios y colectivos de mujeres en defensa de sus derecho desde la apuesta del Trabajo Social Feminista. Como activista, hace parte de diferentes procesos de acción colectiva juvenil, de mujeres y disidencias sexuales, uno de ellos es la Juventud Rebelde, en este proceso hizo parte de la creación de la Comisión Antipatriarcal Rebelde. Camila, a construido su trasegar ético-político desde una apuesta orientada a la desmilitarización de la vida juvenil, a favor de la justicia social y la insumisión. La pueden seguir en Twitter como @cami_ar3.

Jhon Sebastian Gómez Martínez: la descripción del perfil profesional se encuentra en la parte final de esta entrada.

___

Existe una deuda histórica, en relación al reconocimiento, con las mujeres que han luchado y que aún luchan contra el sistema patriarcal, porque sin ellas, muchxs hoy no podrían gozar de derechos, sueños y pasiones. La sociedad tal y como se conoce en la actualidad le debe demasiado a las mujeres rebeldes, inconformes, inquietas, atrevidas y valientes, sin embargo se les sigue silenciando y menospreciando. Por lo anterior, en Trabajo Social Aquí y Ahora, se resalta la importancia del feminismo en el mundo, y en este sentido, se reitera en que el presente y el futuro ha de ser feminista, no por capricho, sino por un compromiso genuino en pro de una vida digna para todxs.

Marzo es reconocido por ser el mes en el cual se conmemoran las justas luchas que han liderado las mujeres del mundo contra el sistema patriarcal y capitalista, esto en búsqueda de una vida digna, siendo el día 8 de este mes, a partir de la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en 1910 en Copenhague (Dinamarca), como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Sin embargo, es importante reconocer que la lucha feminista ha de significar más allá que un ejercicio coyuntural, pues esta ha de representar una constante en la demanda de los derechos aún no otorgados o inrespetados, en este sentido, el día de la mujer trabajadora y revolucionaría son y han de ser todos los días.

La presente reflexión, es un acercamiento corto a la necesidad de pensar y actuar desde un Trabajo Social que reconozca a los feminismos en su praxis, en este sentido, se propone cuestionar las formas como se leen e intervienen los diferentes escenarios desde una profesión que ha sido construida mayoritariamente desde las mujeres en una sociedad construida en las lógicas de un sistema patriarcal. Para ello, se dividió el escrito en dos momentos, el primero es la reflexión central y el segundo en la visibilización de un grupo de mujeres colombianas que como Trabajadoras Sociales y Feministas han aportado a la defensa de los derechos de las mujeres en este país.

Los feminismos como apuesta ético-política para las y los profesionales del Trabajo Social

Hablar del feminismo, a partir de las diferentes luchas que engloban la reivindicación de los derechos de las mujeres y con ello, su reconocimiento como sujetas políticas y de transformación social, nos lleva necesariamente, a re-pensarnos los posicionamientos y principios que como profesión-disciplina se han construido en la defensa por la justicia social, los derechos humanos y la construcción de ciudadanías. Reflexión, que se enmarca no solo en el reconocimiento y critica a las metodologías o apuestas de intervención que se desarrollan con y para las comunidades, sino también la comprensión del feminismo como columna principal en la construcción de la sociedad, puesto que, la mirada feminista no implica solamente un accionar, sino también una apuesta ético-política en la formación de profesionales que reconozcan el patriarcado como sistema de dominación causante de las desigualdades, injusticias y violencias sociales, políticas, económicas y culturales.

Son muchas las Trabajadoras Sociales Feministas que a la actualidad, han conceptualizado la relación que sostienen la lucha por los derechos de las mujeres y la intervención profesional, pero esta reflexión va mucho más allá de esto. La historia, su desarrollo y reconocimiento ha tocado la puerta de muchos proyectos sociales e investigaciones, mostrando como los juegos de poder, la dominación, la sumisión y la militarización de los cuerpos y territorios recaen con mayor potencia en los cuerpos feminizados, al considerar esto, el movimiento feminista hace el llamado a la comprensión y lectura del Patriarcado, como un sistema de dominación, que además, fortalece al capitalismo.

En este sistema, que transversaliza las diferentes esferas sociales, reproduce, justifica e incluso impone comportamientos, roles y decide cuales vidas valen y cuáles no; son los cuerpos feminizados los destinados al silencio, a la opresión y a ocupar determinados lugares en la esfera social y política. Así, la profesión está en la necesidad de establecer como principio ético-político en la lucha de los derechos humanos, la miradas o perspectivas feministas.

El Trabajo Social como profesión enmarcada en el estudio de las interacciones sociales, debe reconocer la mirada religiosa, política y positivista que justifica el poder de un sexo sobre otro, y sus consecuencias en la construcción de ciudadanías y garantía de derechos humanos. Por eso, muchas profesionales se remiten a enunciar una postura política de un Trabajo Social Feminista, que lo contenga, que se apropie de este en las lecturas de mundo y que lleve a reflexionar sobre apuestas políticas y metodológicas de cara a las desigualdades de los géneros. Puesto que no se trata de hablar de una relación netamente coyuntural o situacional, la profesión necesariamente tendría que estar contenida por las apuesta de los feminismo y los aportes que estos, desde su diversidad, interseccionalidad y colectividad, han hecho a la transformación social.

Por ello, asumir la profesión desde los feminismos, implica hacerse muchas preguntas en relación a ¿Si cómo profesionales estamos reproduciendo discursos patriarcales? ¿Si realmente estamos apostándole a la lucha de los sectores más oprimidos? ¿Si estamos leyendo las violencias e injusticias desde los sistemas impuestos históricamente?; Esto, porque la historia juega un papel relevante en el análisis de la relación profesión-feminismo, ya que fueron las narrativas de las mujeres del ayer que bajo diferentes representaciones socio-políticas como madres, abuelas, amigas y colegas, lucharon por los demás cuerpos, vidas y territorios, las que brindaron herramientas suficientes para permitir una formación y apuesta de profesionales con causas feministas; en este sentido, incorporando el feminismo en los principios de acción y en las reflexiones que como profesionales es necesario realizar y comunicar en los escenarios donde se interactúa.

La revolución y la transformación social convocan a reconocer los cimientos de las injusticias y las desigualdades, a no pasar por alto la cultura patriarcal y heteronormativas que cobra las vidas de compañeras, y con ello, a alzar como profesionales las banderas moradas por ¡UNA PROFESIÓN FEMINISTA, JUSTA Y HUMANA!

Algunas Trabajadoras Sociales Feministas en pro de los derechos de las mujeres de Colombia

Entre los diversos, conflictivos y complejos escenarios de interacción social de Colombia, caminan, reflexionan y actúan diversidad de Trabajadoras Sociales que día a día luchan por la defensa de los derechos de las mujeres. En esta ocasión, se dan a conocer el nombre y un poco de la labor de siete mujeres que han hecho de su profesión la mejor aliada para llevar sus apuestas feministas a escenarios académicos, comunitarios, colectivos, organizativos y a la política pública:  

Claudia Mosquera Rosero-Labbé:

Trabajadora Social, Feminista, Magister en Sociología, Doctora (PhD) en Trabajo Social de la Universite Lavalha, Docente Universitaria e Investigadora. Claudia ha sido una mujer entregada a la ciencia social, desde donde a aportado al conocimiento en  temas como la etnia, la familia, el género, la cultura, la construcción de paz y el desplazamiento.

Su experiencia es diversa pues ha participado de proyectos con jóvenes, mujeres, comunidades afrodecendientes, familias, comunidades barriales, las aulas de clases, entre otras. Como Trabajadora Social ha aportado desde la docencia y la escritura de artículos científicos que permiten ampliar las reflexiones en torno al papel ético-político de la profesión de cara a las dinamicas complejas del país. Es reconocida a nivel nacional e internacional como una de las científicas sociales más importantes en los estudios relacionados a la población afro del Caribe colombiano. Ella, ha dedicado su vida entera a aportar al conocimiento, pero, apostando a que este pueda dinamizarse en lo social por medio de acciones socio-políticas concretas.

Como feminista, educadora universitaria e investigadora, ha trabajado en romper los obstáculos que las prácticas machistas le ponen a las mujeres en los escenarios del saber:

“En el Grupo Mujer y Sociedad, Claudia Mosquera se acercó a las teorías más discutidas sobre el feminismo en el mundo y comenzó a cuestionarse sobre lo que significaba ser una mujer académica. “Ese era un interrogante obligado, pues la Universidad es un medio dominado por hombres y donde se reproducen las desigualdades de género. Allí no se tienen en cuenta la maternidad y las dobles o triples jornadas que las mujeres académicas deben asumir, y todo esto tiene un costo alto en la vida familiar o de pareja”. Para ella, adoptar una postura feminista le permitió “no enredarse” y construir una práctica académica distinta a la de los hombres.” (Cienciágora, 2005).

Luz Marina Lurduy: 

Trabajadora Social, Feminista y Magister en Desarrollo Educativo y Social. Como funcionaria y activista política a luchado para que las mujeres puedan gozar de manera efectiva su ciudadanía. Como profesional se ha desempeñado en cargos públicos en la Secretaria Distrital de la Mujer, la Secretaria Distrital de Planeación y la Alcaldia Mayor de Bogotá PNUD. También, ha sido docente, directora y asesora de entidades privadas. Y, como activista, hace parte de diferentes organizaciones y procesos feministas, como por ejemplo, Fondo Lunaria.

Juanita Barreto Gama: 

Trabajadora Social, Feminista, Magister en Política Social de la Universidad Externado de Colombia, Magister en Dinámicas de Grupos de la Universidad Pedagógica Nacional y Docente Jubilada de la Universidad Nacional de Colombia. Juanita, hace parte del proceso feminista denominado Grupo Mujer y Sociedad, así como también, participa del comité editorial de la revista En Otras Palabras. Como académica, se ha dedicado a reflexionar, investigar y escribir sobre los derechos de las mujeres, la construcción de paz, la violencia de género y las implicancias del sistema patriarcal en los cuerpos de las mujeres. En su ejercicio profesional y feminista, ejerció como funcionaria pública en la Alcaldía Mayor de Bogotá de 2004 a 2007, en la labor de Asesora y Responsable de la Política de Mujer y Género. Como Feminista, cree fielmente que el presente y el futuro ha de transitar hacia un pensamiento y acción liderado por las posturas feministas, donde todas, todos y todxs se reconozcan y cohabiten desde la equidad y la justicia social. A continuación, algunas de sus reflexiones sobre su ser feminista:

“Soy una ciudadana colombiana gracias a las feministas que me antecedieron, en Colombia de manera especial pero también en el mundo. Juanita Barreto es una persona que fue comprendiendo y aún sigue tratando de entender en su propia historia qué significa ser mujer y qué significa serlo hoy. Preferiría presentarme solamente así: “soy ciudadana colombiana gracias a las feministas que me antecedieron”; implica que en buena parte soy lo que soy por muchas luchas de muchas mujeres.

No podría decir que he sido feminista toda la vida: una no nace feminista, una se hace feminista; eso lo hemos aprendido de la misma manera que sabemos que no nacimos mujeres, sino que nos fuimos haciendo mujeres. En mi vida de infancia nacieron algunos interrogantes por la vida misma. Opté por una profesión, el trabajo social, que en mi país (y en muchos países del mundo) la mayoría de quienes optamos por ella somos mujeres, aunque hayan crecido el número de varones que corren el riesgo de asumir una práctica tradicionalmente considerada femenina.” (Entrevista a Juanita Barreto Gama en la revista Feminicidio.net, 2012).

Teresa Aristizábal Sánchez: 

Trabajadora Social, Feminista, Especialista en educación sexual, derechos sexuales y reproductivos, y Especialista en violencias basadas en género de la AAGHEM Alemania. Actualmente es la coordinadora de la Ruta Pacifica de las Mujeres Regional Antioquia desde el año 2010. Ha trabajado desde su acción profesional y el activismo político en temas como: derechos sexuales y reproductivos, derechos de las mujeres victimas de violencia, organización sindical de mujeres, ciudadanía plena para mujeres afro e indígenas y construcción de paz.            

Jennyfer Vanegas:

Trabajadora Social, Feminista y Magister en Estudios de Género de la Universidad Nacional de Colombia. Ha trabajado desde la academia y el activismo político con diversidad de mujeres (niñas, jóvenes, indigenas, victimas del conflicto armado, mujeres del sector urbano y artístico) en diferentes proyectos públicos y privados, encaminados a la protección y promoción de sus derechos. Jennyfer, es fundadora de un proyecto maravilloso en la ciudad de Bogotá denominado “La Morada”. En la entrevista realizada por Julian Guerrero de la revista Cartel Urbano, ella enuncia la razón de emprender esta iniciativa:

“Las casas culturales que tiene y ha tenido el movimiento social nos empezaron a generar inquietudes y confrontaciones a mujeres y a feministas, puesto que muchos de estos espacios están conformados por hombres machos de izquierda que hemos denunciado. Finalmente era una necesidad tener un lugar donde nos sintiéramos cómodas y pudiéramos llevar a cabo todas las apuestas que quisiéramos, sin ningún tipo de sanción” (Entrevista a Jennyfer Vanegas, en Cartel Urbano, 2018).

Es que la morada, como aparece en su pagina de Facebook, es una casa cultural autogestionada y en construcción, donde se rechaza toda expresión de racismo, machismo, clasismo, especismo, colonialismo y capacitismo.

Jessica Castaño: 

Trabajadora Social, Feminista, Profesora Universitaria y Magister en Justicia Social y Construcción de Paz de la Universidad de Caldas. Ha centrado su trabajado desde la academia y el activismo político, a la defensa de los derechos de las mujeres transgénero que ejercen el trabajo sexual en la ciudad de Manizales, esto desde diferentes escenarios de acción colectiva como la organización Armario Abierto, el Colaboratorio de Acción Colectiva Pluriversos Cultura y Poder y la Plataforma Feminista de Caldas.

Jessica, en compañía de otrxs profesionales y Mujeres Transgénero que ejercen el trabajo sexual y que además son activistas, han denunciado en Manizales las diferentes acciones de violencia que viven en la cotidianidad  las mujeres trans, algunas como el no poder acceder a escenarios públicos (Derecho a la ciudad), el no tener acceso a servicios de salud dignos y los ataques contra su integridad como mujeres trans en los escenarios públicos y/o privados (Transfobia). A continuación se cita una parte de las reflexiones académicas de Jessica:

“Las mujeres trans que ejercen el trabajo sexual se ven privadas del acceso a los bienes y servicios básicos de una sociedad como la salud, el trabajo, la educación, la seguridad y una sana alimentación. El solo hecho de pensar en las reacciones de los funcionarios de las instituciones al interactuar con ellas genera que construyan una barrera con el Estado; muchas veces las nombran como hombres y las juzgan por su identidad de género, lo que las expulsa de los espacios de reconocimiento social e institucional, por lo que ellas prefieren refugiarse en sitios periféricos. Según OutRight Action International (2016), en Colombia existe una jurisprudencia que “protege” a las personas trans, pero en las instituciones se antepone la subjetividad para aplicar la ley. Por ejemplo, aún las mujeres trans deben someterse a un proceso de patologización médica para poder acceder a intervenciones corporales. Se produce finalmente una triple discriminación que las ubica en lo más abyecto de lo marginal: son mujeres, son trabajadoras sexuales y son transgénero.” (Castaño, 2018, pág. 139).

Diana Granados Soler: 

Trabajadora Social, Feminista, Docente Universitaria, Investigadora y Magister en Antropología Social de la Universidad Nacional de Colombia. Ha enfocado su quehacer profesional y académico a defender los derechos de las mujeres, la paz con justicia social y a aportar al dialogo político del país. Actualmente, es investigadora en la Corporación Ensayos para la Promoción de la Cultura Política, que es una entidad que trabaja en pro de fortalecer la participación política de mujeres y hombres en horizontes de paz y justicia social. Diana, también, es columnista en Palabras al Margen, el cual es un portal de opinión y análisis político.

Fuentes consultadas

Se extiende de manera grata a las lectoras y los lectores que hayan llegado hasta esta parte del articulo, a consultar las fuentes que a continuación se comparten, pues con ellas fue posible la construcción del texto ya antes enunciado, pero que además, han servido para sus autorxs como posibilidades de nutrir reflexiones existentes y de explorar otras, por lo que también, pueden ser de gran ayuda para ustedes.  

Consejo General del Trabajo Social. (2018, 5 marzo). Soy Trabajadora Social, feminista y… [Archivo de vídeo ]. Recuperado 8 marzo, 2020, de https://www.youtube.com/watch?v=8XTM9MWPFiA

Pikara Magazine. (2020, 4 marzo). “Ahora que saben que existe el 8 de marzo, lo queremos todos los días”. Recuperado 8 marzo, 2020, de https://www.pikaramagazine.com/2020/03/ahora-que-saben-que-existe-el-8-de-marzo-el-mensaje-es-que-lo-queremos-todos-los-dias/

Cartel Urbano. (2018, 11 diciembre). La Morada Una Casa Cultural Construida Por Y Para Las Mujeres. Recuperado 8 marzo, 2020, de https://cartelurbano.com/causas/la-morada-una-casa-cultural-construida-por-y-para-las-mujeres

Corporación Colombiana de Teatro. (2018, 26 julio). JENNYFER VANEGAS. Recuperado 8 marzo, 2020, de http://corporacioncolombianadeteatro.com/jennyfer-vanegas/

Castaño, J. T. (2018). El confinamiento como concepto clave en el estudio de la injusticia social hacia las mujeres transgénero. Revista Eleuthera, 19, 134–148. https://doi.org/10.17151/eleu.2018.19.8.

Pluriversos Cultura y Poder. (s.f.). Equipo de Trabajo. Recuperado 10 marzo, 2020, de https://www.colaboratoriodeaccioncolectiva.org/equipo-de-trabajo

Juntos a las 3. (2017, 2 febrero). Luz Marina Lurduy, Dirección de Derechos Secretaría de la Mujer [Archivo de vídeo ]. Recuperado 10 marzo, 2020, de https://youtu.be/4exo4c–UqM

América Latina Genera. (s.f.). Entrevista con Luz Marina Lurduy- Red Nacional de Mujeres.. Recuperado 10 marzo, 2020, de http://americalatinagenera.org/es/index.php?option=com_content&view=article&id=2105

Palabras al Margen. (s.f.). ¿Quiénes Somos? Recuperado 10 marzo, 2020, de http://palabrasalmargen.com/quienes-somos/#

Palabras al Margen. (s.f.-b). Diana Granados Soler. Recuperado 10 marzo, 2020, de http://palabrasalmargen.com/author/diana-granados/

Corporación Ensayos para la Promoción de la Cultura Política. (s.f.). Corporación Ensayos. Recuperado 10 marzo, 2020, de https://www.corporacionensayos.org/corporacion-ensayos

Toro, J. P, Velasco, M., & Salazar, Y. A. (2015). División sexual del trabajo en los hogares de las mujeres presidentas de las juntas de acción comunal de la zona urbana del municipio de Santander de Quilichao, Cauca.. Recuperado de https://pdfs.semanticscholar.org/5732/9d7c87a0fc99e1d85486dc03cc234e1edf6b.pdf

Jimenez, K. S, & Larrahondo, I. S. (2017). Representaciones sociales que tienen las mujeres cercanas a la oficina de la mujer y equidad de género (omeg) en Santander de Quilichao, Cauca, sobre su participación política.

Velasco, R. (2015, 15 noviembre). Espacio de Mujeres Diversas y Paz de Santander de Quilichao: una apuesta de construcción colectiva. Recuperado 10 marzo, 2020, de https://www.corporacionensayos.org/mujeres-diversas-santander

Universidad Nacional de Colombia. (s.f.). Claudia Mosquera. Recuperado 10 marzo, 2020, de http://www.humanas.unal.edu.co/2017/docentes/claudia-mosquera-rosero-labbe/perfil

CreativeMornings HQ. (2020b, 22 enero). Juanita Barreto Gama: Trabajadora social y activista [Archivo de vídeo ]. Recuperado 10 marzo, 2020, de https://www.youtube.com/watch?time_continue=95&v=MYud271q5Z4&feature=emb_title

Creative Mornings. (2020, 22 enero). ¿Para cuando el fin del patriarcado? Recuperado 10 marzo, 2020, de https://creativemornings.com/talks/juanita-barreto-gama-trabajadora-social-activista-y-feminista

Grupo Mujer y Sociedad. (s.f.). En Otras Palabras. Recuperado 13 marzo, 2020, de https://www.revistaenotraspalabras.com/

Feminicidio.net. (2012, 31 mayo). “El reto del feminismo es la vida misma”. Recuperado 13 marzo, 2020, de https://feminicidio.net/articulo/%E2%80%9Cel-reto-del-feminismo-es-la-vida-misma%E2%80%9D

Ruta Pacifica de las Mujeres. (s.f.). Nuestro Equipo. Recuperado 13 marzo, 2020, de https://rutapacifica.org.co/wp/nuestro-equipo/

Barreto-Gama, J. (2015). Feminismo y Feminismos: Consensos y Disensos. Tabula Rasa, (22), 11–28.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s