Una reflexión sobre la importancia de la postura crítica en el Trabajo Social Colombiano

Quien ejerza el Trabajo Social en Colombia, desde los horizontes de la postura crítica latinoamericana, debe acoger el llamo de las realidades económicas, políticas, culturales y sociales que configuran las dinámicas contextuales de las complejas cotidianidades de este país. Ante esto, es necesario generar preguntas que posibiliten la problematización del contexto y con ello el nutrir de las reflexiones y el tejido de prácticas profesionales, encaminadas a encontrar en los procesos de intervención e investigación, vías que den rienda suelta a caminos que no solo permitan el cambio sino la transformación.

Es un deber ético-político del Trabajo Social colombiano reconceptualizado, mantenerse a la vanguardia de las demandas que suscitan los múltiples escenarios en los cuales se desenvuelve el Trabajo Social como campo de conocimiento pero de cara al beneficio del pueblo, de la gente de a pie, del común, no del sistema que oprime y devalúa la vida.

No será posible ejercer la práctica profesional crítica sin constantes reflexiones y las reflexiones no serán viables sin preguntas que permitan problematizar el contexto, en este sentido, son las preguntas las que deben permitir renovar la crítica. Avivar la pregunta como posibilidad de la crítica, es el reto constante del ejercicio profesional reflexivo y propositivo de cara al compromiso político que asumió el Trabajo Social en la época de la reconceptualización, el ideario de transformación social que se defendió con tanta gallardía en aquella época, no puede ser ignorado en el presente, debe ser tomado en cuenta, como escuela y como ejemplo, pero así mismo, también debe ser actualizado de cara a las dinámicas contextuales del momento. Preguntarse por el presente con conocimiento de lo sucedido en el pasado es el reto de estos días.  

¿Cómo el trabajo social está posibilitando escenarios de organización social de cara a las necesidades de las poblaciones marginadas victimas del sistema corrupto colombiano? ¿Cuáles han sido las estrategias innovadoras en los procesos de intervención de lxs profesionales de trabajo social en Colombia que responda a las dinámicas migratorias actuales? ¿Cuáles reflexiones han suscitado los programas de trabajo social sobre las realidades complejas del país? ¿Sobre qué escriben e investigan  lxs académicxs profesionales en trabajo social en la actualidad? ¿Cuáles son los campos de acción profesional con mayor crisis en la actualidad para el trabajo social?¿Qué tipo de relación tienen lxs profesionales en trabajo social con los movimientos sociales de Colombia? ¿Cómo actúan lxs profesionales de trabajo social en la actualidad de cara a la construcción de paz? ¿En relación al conflicto armado qué se ha dicho y/o escrito? ¿Qué están proponiendo las trabajadoras sociales feministas para el devenir político, económico y cultural del país? ¿Qué puede hacer el trabajo social ante la dinámica compleja actual de la educación colombiana?…

Las preguntas pueden ser infinitas si de la relación entre el quehacer del Trabajo Social y la realidad actual colombiana se trata, lo cual avizora retos de gran magnitud para quienes ejercen esta profesión-disciplina. No basta con solo ser conscientes de las dinámicas complejas o saber que existen, es necesario hacer de la acción profesional una práctica consciente ante dichas realidades, lo cual implica hacer tangible el eje transverzalizador de la praxis en lo social “reflexión-acción-transformación”, tan aclamada en el argumento crítico latinoamericano y, en este caso preciso, colombiano.

El Trabajo Social no puede estar ajeno ante las necesidades actuales del pueblo, la acción estratégica ha de ser un pilar importante para responder a la crisis que el sistema de poder actual trata de ocultar, no es posible que una profesión que se enuncia desde la equidad, la justica y la dignidad humana se quede a la margen de las luchas populares, y mucho menos, si se reconoce en el discurso y la acción la postura crítica.

Es necesario entonces incitar al gremio de Trabajo Social en Colombia a permanecer en una constante lectura crítica del ahora, a que investigue y se organice para incidir en los escenarios de poder, también es necesario que el Trabajo Social apoye a la organización popular, a la innovación en la lucha social, lo que implica participar de la acción organizada desde la constante problematización de la misma. Es importante no ir con los ojos vendados pero si con el corazón dispuesto, combativo, resistente y re-existente. La utopía no es una ensoñación cualquiera, no es un anhelo sin rumbo o sin posibilidad, al contrario es el camino de la esperanza, y es de sumo valor recordar que sin esperanza no es posible la lucha social. La práctica del Trabajo Social crítico colombiano, y en general de todo el Trabajo Social, no puede ser una práctica muerta y sin acometida política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s